No es por casualidad, ni un golpe de suerte que una gran cantidad de las mejores empresas del mundo operen en suelo costarricense. La educación, la estabilidad política y la ubicación son factores que juegan a favor del país.

Amazon, Coca-Cola, 3M, Walmart, Intel, Procter and Gamble (P&G) e IBM son ejemplos de las más de 20 empresas transnacionales que ofrecen trabajo a miles de costarricenses y que figuran entre las 100 mejores compañías a nivel mundial del ranking Fortune 500.

Los sectores vinculados con servicios de valor agregado, ciencias de la vida y dispositivos médicos, manufactura liviana y avanzada e industria alimentaria nos han posicionado como una sede líder en el mundo.

¿Por qué estas empresas invierten en Costa Rica? La primera razón es simple: el talento humano y el nivel de educación de los costarricenses.

“Son atraídas por las favorables condiciones y ubicación estratégica de nuestro país, pero sobre todo por el alto nivel y capacidad de innovación del talento humano”, explicó Carlos Wong, presidente de la Asociación de Empresas de Zonas Francas de Costa Rica (Azofras).

“Se caracteriza por preparación de alta calidad, su innovación, el dominio de otros idiomas, la facilidad para absorber nuevas tecnologías y el propositivo en la mejora de procesos”, añadió.

Según datos de Azofras, en el 2018 se generaron 160.000 empleos en zonas francas (Foto: Zona Franca Coyol).

Talento humano

Costa Rica invierte alrededor de un 7,6% de su producto interno bruto (PIB) en educación y se mantiene a la vanguardia respecto a otros países de América Latina.

Además, como índice de competitividad el país lleva las de ganar con el alto nivel de alfabetización de su población: alcanza el 97,4%.

Por esto, Fernando Calderón, gerente de comunicación de P&G, es claro en decir que la empresa opera en Costa Rica en gran parte por el talento humano de los costarricenses.

“Tomamos en cuenta la calidad del talento humano y encontramos un muy buen nivel de inglés, también la estabilidad política y social del país”, explicó Calderón sobre el establecimiento de la empresa en el país hace 20 años.

Actualmente, P&G alberga a más de 1.500 empleados, de los cuales el 90% son ticos.

Desde la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic) también se reconoce el nivel educativo de la población como una de las características que más atraen la inversión extranjera.

Paul Fervoy, vicepresidente de Camtic, recalcó la capacidad de los costarricenses de relacionarse con equipos humanos de otras partes del mundo. “Tienen buenas capacidades de comunicación”, dijo.

Clima económico y estabilidad política

Otra de las razones por las que Costa Rica se posiciona como un buen destino para la inversión extranjera es su clima de negocios.

De hecho, en el Índice Doing Business 2019, el Banco Mundial situó a Costa Rica como una de las economías de Centroamérica con mejor clima de negocios.

Además, según datos de la Coalición Costarricense de Iniciativas para el Desarrollo (Cinde), es uno de los países políticamente más estables en América Latina, únicamente superado por Uruguay.

 

Estas son dos razones que pesan significativamente en las empresas, en la búsqueda de una mayor estabilidad de sus negocios en la región latinoamericana.

Generación de empleos

Gran parte de las empresas transnacionales que operan en Costa Rica se encuentran bajo el régimen de zonas francas, que según Wong, “es un importante generador de empleos formales estables”.

Según datos de Azofras, durante el 2018 las compañías amparadas a este régimen generaron más de 160.000 empleos directos e indirectos.

Las compañías relacionadas con el desarrollo tecnológico y los dispositivos médicos aumentan en el país.

“Costa Rica ha logrado atraer gran cantidad de proyectos de inversión, que han dado un giro a la economía local, diversificando sectores y variando los esquemas de producción”, explicó Wong.

Ahora, el país debe buscar el camino para aumentar su competitividad y afrontar la situación económica por la que atraviesa de la mano con la inversión de las industrias nacionales y extranjeras.

Retos para el país

Para Wong, el mayor reto que enfrenta Costa Rica es la formación de la cantidad de profesionales y técnicos que se requieren para industrias como la de manufactura y servicios.

“A largo plazo, el reto más importante es la adaptación de los procesos de la economía digital, la digitalización y la automatización, de cara a la comúnmente llamada Industria 4.0”, explicó.

El desarrollo de capacidades gerenciales y la actualización de los programas en las carreras relacionadas a tecnologías también figuran como unas de las principales tareas del país en miras de atraer mayor inversión.

Fuente: Paula Umaña, El observador

Compartir