Procter & Gamble (P&G) planea contratar a más de 150 personas en el 2020. La empresa busca trabajadores tanto en puestos de entrada como de gerencia en áreas de informática, finanzas y logística.

P&G, que recién celebró veinte años de su llegada a Costa Rica, sumará estos puestos a los 1.500 empleados actuales que tiene en tres operaciones:

  • el centro de servicios financieros para las Américas
  • centro IT de transformación de negocios para las Américas
  • y el centro de planeación de la cadena de suministro para América Latina

«Nuestra operación de servicios compartidos en Costa Rica se ha convertido en fuente de talento para puestos clave de liderazgo en todo el mundo. Esta es una validación de que el talento que hemos encontrado en Costa Rica es competitivo a nivel mundial», dijo David Taylor, director Ejecutivo de P&G, quien estuvo presente en el evento este jueves.

«El trabajo que se hace desde Costa Rica está ayudando al negocio de P&G a servir mejor a los consumidores, aumentando la superioridad de nuestros productos, mercadeo, ejecución minorista y propuesta de valor para el consumidor y el cliente», agregó.

Dos décadas en el país

P&G fue la primera empresa de servicios compartidos de gran escala en instalarse bajo el Régimen de Zona Franca en 1999.

Los costarricenses representan un 90% de la planilla total de P&G a nivel local así como más del 86% de los puestos gerenciales, según explicó la compañía en un comunicado.

«Es un ejemplo tangible de una empresa multinacional que confió en Costa Rica en una etapa muy temprana del hoy consolidado sector servicios, y que se constituye no solo en una de las más importantes, sino también en un referente de otras compañías que transicionaron a procesos de mayor sofisticación apoyados en el talento de los costarricenses», indicó Jorge Sequeira, director general de la Agencia de Promoción de Inversión Extranjera Directa (Cinde).

El régimen de Zona Franca emplea a unas 160 mil personas, entre trabajos directos e indirectos, según datos de Cinde.

Fuente: Christine Jenkins de El Observador.

 

Compartir