En pocas décadas la nación centroamericana ha sabido reconvertir sus sectores productivos para las multinacionales que buscan el idóneo para ubicar sus operaciones.

Sectores vinculados a la IED representan una tercera parte de la economía costarricense.

Costa Rica es uno de los mayores competidores para la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) de América Latina, es reconocido por la excelencia de su recurso humano, por su imagen de país sostenible, de paz, democracia y generación de oportunidades para el sector empresarial.

Este reconocimiento no es en vano, el país centroamericano ha logrado atraer a 305 empresas multinacionales de diversos sectores, que solo en 2018 generaron un total de 12.961 nuevos empleos, un 10,42% más que el año anterior, según cifras de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE).

Un 64% de estas corporaciones han apostado por crecer en sus operaciones en el país, generando en su totalidad 106.707 empleos directos y 61.300 empleos indirectos.

De acuerdo con Dyalá Jiménez, ministra de Comercio Exterior (COMEX), una buena parte de los esfuerzos que se realizan para atraer IED son las giras de trabajo al exterior en naciones que son socias estratégicas, como Alemania, que es el segundo país más importante en origen de inversión extranjera, después de Estados Unidos.

Esta generación de empleo es gracias a empresas vinculadas con los sectores de servicios, manufactura avanzada, manufactura liviana e industria alimentaria y ciencias de la vida.

El que crece con mayor fuerza es ciencias de la vida, el cual entre 2015 y 2018 ha incrementado su negocio en un 11%, seguida por los servicios que han crecido un 10,1% en dicho periodo. Por su parte, la manufactura liviana e industria alimentaria alcanzó un crecimiento del 7,8% y la manufactura avanzada un 3,1%.

Precisamente, 2018 fue un año récord en la atracción de IED en el país, logrando la llega de 48 nuevos proyectos, que correspondieron a 20 compañías que arribaron al país y 28 iniciativas de reinversión, es decir, nuevos procesos y divisiones.

Para el 2019 se mantiene el dinamismo, dado que de enero a mayo se han establecido tres empresas nuevas y otras 11 anunciaron reinversiones, para un total de 14 nuevos proyectos de inversión.

Costa Rica se ha convertido en un lugar privilegiado, ya que contamos con tres elementos esenciales que apuntan a una nueva propuesta valor país para instalar inversión, en la cual se unen todo lo relacionado a ciencias de la vida (o un ambiente de bienestar), el valor de la sostenibilidad, que vemos como un gran potencial para desarrollar y finalmente una capa de alta tecnología relacionada con servicios, IT y software, así como las capacidades de sofisticación de los procesos. explicó Karin Lachner, directora de Comunicación y mercadeo de CINDE

Todos esos elementos juntos forman la triada perfecta para desarrollar una tendencia de convergencia de tecnologías, donde Costa Rica puede jugar un rol muy importante como un hub para testing y desarrollo de nuevas soluciones.

Manufactura: el punto de avance

Uno de los sectores que ha mostrado mayores potenciales de crecimiento es el de Manufactura, lo que se evidencia con el aumento de llegada de compañías al país.

Este sector está compuesto por diversos subsectores, como manufactura avanzada, que se caracteriza por ser una industria consolidada, con altos niveles de complejidad, diversidad y dinamismo.

Acá destaca la producción que realizan compañías como Vitec o Samtec que han integrado gran cantidad de procesos, gracias a la robusta base de suplidores locales con que cuenta el país y que les permite reducir costos.

Asimismo, destaca en la manufactura avanzada la presencia de la compañía AdAstra Rocket y VASIMR, que trabajan fuertemente en el desarrollo para propulsión aeroespacial, que permitirá realizar viajes espaciales.

Según cifras de CINDE, solamente en el sector de manufactura avanzada, la generación de empleo para el 2018 es dos veces mayor que en el año 2000 y la productividad promedio por empleado aumentó en un 42%, entre 2000 y 2012.

Por su parte, el subsector de manufactura de dispositivos médicos representa un 13% más de empleo, en el período del 2000 al 2015 y la productividad por empleado subió un 30%.

Costa Rica es casa de seis de las 20 empresas más grandes de dispositivos médicos en el mundo y definitivamente ha surgido como un líder global para albergar a la IED de tecnología médica.

Por ejemplo, las exportaciones de equipo médico y de precisión crecieron de un 2% en el año 2000 a un 32% en 2015, mientras que dispositivos médicos han tenido una tendencia al alza cercana al 14,3% anual.

También está el subsector de manufactura liviana que produce desde pelotas de béisbol, trajes de sastre hechos a mano y productos de acero, entre muchos otros, sumando unos 4.000 que se distribuyen a más de 150 socios comerciales en todo el mundo.

Precisamente, el IED de manufactura liviana ha identificado a Costa Rica como un nicho esencial y una plataforma idónea, gracias a las ventajas competitivas que ofrece el país.

Aquí se ubican empresas de la industria de plásticos, textil, sector metalmecánico, de pañales, entre otros, que han tenido importantes crecimientos, tanto en la cantidad de empresas que se han instalado como en las cifras de exportaciones.

Por último, en el área de manufactura se encuentran las empresas de la industria alimentaria, muchas de ellas dirigidas a productos agrícolas o de alimentos procesados que viajan a más de 130 destinos alrededor del planeta. Hay compañías de gran prestigio internacional, como Kraft, Cargill, Mondelez, Unilever, Bimbo, Chiquita y Dole.

Son compañías que se benefician de las condiciones que ofrece el país, como el acceso a materias primas de alta calidad y una amplia agilidad logística de transporte, que les permite ubicar sus productos fácilmente y en tiempos adecuados, ya sea desde las costas del Pacífico o del Atlántico.

Un camino de evolución

Costa Rica se puso en la mira de los inversionistas hace muchos años, cuando la empresa Intel se instaló con su fábrica de manufactura de microchips se revolucionó la industria y la IED.

La empresa fue clave para entender la actual Costa Rica, con una economía de servicios, más sofisticada que otras, porque su llegada hizo que muchas otras multinacionales del sector y de otros, volvieran la mirada al país.

Para el año 2012, la empresa de alta tecnología representaba un 6% del Producto Interno Bruto (PIB) y un 20% de sus exportaciones, pero el cierre de la planta en 2014 supuso cerca de 1.200 despidos, para luego crear un mega laboratorio y otras unidades de negocio.

A pesar de las preocupaciones de muchos expertos, lo cierto es que el país salió adelante, se recuperó rápidamente con el impulso de nuevos sectores que lograron incrementos sostenidos en las exportaciones, sobre todo de equipo médico y de precisión, agrícola e industria alimentaria, de acuerdo con datos de la Promotora de Comercio Exterior.

Solamente las exportaciones de bienes experimentaron un incremento del 6% durante el año 2018, con respecto al 2017, con un monto exportado de $11.312 millones. Estas cifras fueron producto de un incremento de ventas del 13% del sector de zona franca y un 12% de manufactura.

Estas buenas cifras se deben a la entrada en operación de un conjunto de compañías que impulsaron al país, todo producto de la estrategia de atracción de inversiones. Muchas de ellas se ubicaron en zonas francas y producen productos de alta tecnología, que es motor para la economía y que incide en que las empresas locales se conviertan en proveedores. señaló Karina López, coordinadora de Investigación de Mercados de Procomer

El sector de precisión y médico, que incluye al subsector de dispositivos médicos, es una clara muestra del cambio que ha experimentado la IED en el país y que le ha permitido ocupar eslabones más sofisticados en cadenas globales de valor.

Este nicho ha incursionado en mercados muy robustos como Holanda, Japón, China y Estados Unidos, convirtiéndose en uno de los principales productos de exportación y posicionando a Costa Rica como el líder regional en calidad, eficiencia, experiencia e innovación productiva.

Actualmente la producción de dispositivos médicos representa el 59% de las exportaciones que se envían desde Zona Franca, de acuerdo con estadísticas de PROCOMER, seguido por un 16% de la industria alimentaria, un 6% de la industria eléctrica y electrónica, entre otros.

A mayo del presente año, con respecto al mismo período del 2018, el sector de dispositivos médicos experimentó un incremento del 18%, mientras que la industria de plástico creció un 11% y la químico-farmacéutica un 2%.


Creer en el potencial tico

Como parte de los más recientes anuncios de atracción de IED, la compañía de la industria alimentaria Paradise Ingredients inauguró su nueva planta de jugos y bebidas.

Siendo una de las principales compañías procesadoras de puré de banano en el mundo, continuará con la línea de procesado de jugos y bebidas, generando nuevos empleos para la provincia de Cartago, una zona con gran potencial, recurso humano y capacidad operativa.

Otro de los ejemplos es la empresa Thermo Fisher Scientific que inauguró su nuevo centro de distribución, ubicado en Coyol Free Zone, en Alajuela. Esta inversión representa la tercera expansión de la compañía en el país, desde hace siete años.

Se trata de un centro de distribución de 15.000 m², el cual incrementó su capacidad instalada en un 52%, espacio adicional que utilizará para almacenar y distribuir insumos de laboratorios y equipos de protección de cuartos limpios. La edificación se encuentra en proceso de certificación ISO-9001-2015.

Para Jorge Sequeira, director general de CINDE, este nuevo centro de distribución de Thermo Fisher refleja el dinamismo de este sector y es también el resultado de la estrategia país de incrementar la cantidad de suplidores claves para la industria, satisfaciendo las necesidades de las empresas fabricantes de dispositivos médicos ya instaladas en el país y promoviendo un ecosistema colaborativo para las corporaciones líderes de la industria médica, mejorando así su productividad y optimización de las cadenas de suministro.
Por su parte, la firma Sachs Chemical, Inc. eligió al país para realizar una inversión superior a los $2,7 millones, en un centro de distribución de 1.900 m² en The Green Park Free Zone.

Identificamos el crecimiento exponencial en diferentes industrias en Costa Rica y encontramos que existe una gran necesidad que, definitivamente, podemos satisfacer, al proveer un valor agregado a compañías operando en Zonas Francas, a través de nuestros diferentes servicios y productos de alta calidad. explicó Fernando Ortega, presidente de Sachs Chemical.

Fuente: Por María José Núñez Chacón de Inversión Inmobiliaria 

Compartir